top of page
articulo.png

Noticia

En Clínicas Nou Dent nos hemos propuesto enseñarte a cuidar bien de tu salud bucodental. Es por eso que sacamos una noticia de interés para ti cada mes. Podrás registrarte en nuestro blog, por lo que, además de escribir comentarios, recibirás una notificación en tu correo electrónico cuando escribamos nuevos contenidos. ¡No te lo puedes perder!

¿Quieres cambiar tu sonrisa? Carillas dentales: todo lo que necesitas saber antes de decidirte



El tratamiento de carillas dentales es uno de los más demandados en la odontología estética, ya que consigue mejorar la apariencia de una sonrisa en términos de forma, tamaño, posición y/o color. Así pues, esta intervención está indicada para todas aquellas personas que, pese a contar con una buena salud bucodental, así como una correcta posición de las piezas dentales, desean mejorar la estética de su sonrisa, en relación a los aspectos que hemos nombrado con anterioridad.


Del mismo modo, las carillas dentales también se emplean en tratamientos de reconstrucción, cuando el paciente haya sufrido una fractura o una patología, la cual haya comprometido la estética de su sonrisa de forma irreversible. En todo caso, la implantación de las carillas sería el último de los procedimientos, puesto que previamente deberíamos haber reconstruido la estructura dental o, en caso de enfermedad, haber puesto remedio al problema de salud.


Por consiguiente, las carillas dentales sirven para embellecer una sonrisa, pero no para mejorar su funcionalidad. Este aspecto es determinante, por lo que no podemos contemplar el tratamiento de carillas dentales como un sustitutivo del tratamiento de ortodoncia, el cual está indicado para mejorar muchos otros aspectos, por lo general relacionados con la eficiencia masticatoria, como explicamos en nuestro post: Ortodoncia invisible vs. Brackets


¿Qué son las carillas dentales, en realidad?

Las carillas son unas finas láminas de porcelana o resina acrílica que se adhieren a la superficie de los dientes, con el objetivo de intervenir en el impacto visual que se produce al hablar, al comer o al sonreír. Se trata de una intervención estética poco invasiva (desarrollaremos este punto más tarde), la cual puede mejorar significativamente la apariencia de una sonrisa, dando como resultado un aumento de la confianza personal.


¿Qué tipos de carillas dentales encontramos en el mercado?

Existen diferentes tipos de materiales para fabricar carillas dentales, pero los más comunes son las de porcelana y las de resina acrílica. Ambos tienen ventajas y desventajas, y la elección del material dependerá de las necesidades, de las características y del presupuesto de cada paciente.


__ CARILLAS DE PORCELANA


Las carillas dentales de porcelana se realizan en un laboratorio dental. Estas se adhieren a los dientes con un adhesivo especial y tienen un aspecto muy natural. Por lo general, duran más tiempo que las de resina (entre 5 a 10 años). Además, tienen una alta resistencia a las manchas, lo que las hace ideales para personas que toman mucho café, son fumadoras, amantes del vino tinto o de los frutos rojos, entre otros hábitos que deriven en pigmentación dental.


Sin embargo, este tipo de carillas también presenta alguna que otra desventaja: al fabricarse en laboratorio, serán necesarios más días para su fabricación, por lo que el paciente deberá acudir un mínimo de dos sesiones al dentista. También son más gruesas, lo que implica un procedimiento más invasivo para su colocación. Por último, son más caras y más difíciles de reparar.


__ CARILLAS DE RESINA ACRÍLICA


Las carillas dentales de resina son menos costosas que las de porcelana y se pueden realizar en un solo día en la propia clínica dental. La resina tiene la ventaja de tener una menor cantidad de material adherido al diente, por lo que son menos invasivas, aunque también menos duraderas.


Suelen cambiar de color con el paso del tiempo y no son tan resistentes a las manchas como las de porcelana. Aun así, son una buena opción para aquellos que desean mejorar su sonrisa de manera más económica, sin tener que esperar varios días para su colocación.



¿Cómo se hace este tratamiento?

Antes de comenzar un tratamiento de carillas dentales, es importante realizar una evaluación dental completa, la cual nos proporcione un diagnóstico para asegurarnos de que la estructura dental sea saludable y compatible con el tratamiento. El odontólogo puede hacer radiografías, tomar fotografías y modelos de yeso de los dientes para planificar y diseñar las carillas dentales.


Una vez que el diagnóstico se ha completado y se ha decidido el tipo de material a utilizar, se da comienzo al proceso, el cual requerirá entre una o dos sesiones, dependiendo del tipo de carilla.


__ Se comienza con la preparación del diente. El dentista eliminará una pequeña cantidad de esmalte dental de la superficie del diente para prepararla para la aplicación de la carilla. La cantidad de esmalte retirado de los dientes suele ser de aproximadamente de 0’5 a 1’0 mm, dependiendo de la tipología.


Acto seguido, el dentista tomará impresiones precisas de los dientes para plantear el diseño. En caso de elegir la opción de porcelana, se enviarán los resultados al laboratorio para su fabricación. Si se trata de resina, comenzará a moldear la carilla en el mismo momento.


Debemos tener en cuenta que, si se elige la opción de carilla de porcelana, se necesitan dos citas, por lo que el dentista aplicará carillas temporales para proteger los dientes mientras se fabrican las permanentes. Después de la colocación se utilizará una lámpara de luz ultravioleta para fijar el adhesivo y luego se ajustarán y pulirán para que se adapten perfectamente a la sonrisa.


Es probable que después de colocar las carillas dentales, los pacientes pueden experimentar sensibilidad dental, pero esto generalmente desaparece en un par de días. Es importante que los pacientes cuiden adecuadamente las carillas, cepillando y usando hilo dental diariamente para mantener una buena higiene oral y asistiendo a las citas programadas de limpieza dental.


Además, las carillas dentales no son para todos y es importante que cada paciente sea consciente de los riesgos y limitaciones del tratamiento. Como cualquier procedimiento dental, las carillas dentales pueden presentar algunas complicaciones, como la sensibilidad dental permanente, la necesidad de una revisión estética después de algún tiempo, el desgaste o despegue de la carilla, o la aparición del bruxismo post-tratamiento. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los beneficios de las carillas dentales superan en gran medida los riesgos y las complicaciones, que suelen ser poco frecuentes, especialmente si se realiza en una clínica dental bien equipada y con profesionales capacitados.



En resumen

Las carillas dentales son una opción estética popular que puede mejorar la apariencia de los dientes y la sonrisa de una persona. Hay diferentes tipos de materiales para fabricar carillas dentales, y la elección dependerá de las necesidades y presupuesto de cada paciente.


Antes de someterse al tratamiento, es recomendable realizar un diagnóstico y planificación detallados en una clínica dental de confianza. Mientras tanto, es importante que cada paciente reciba información clara y precisa sobre el procedimiento de implantación de carillas dentales, sus beneficios y riesgos, así como la necesidad de tener una buena higiene oral, después del tratamiento.


Consigue la sonrisa que siempre has querido en una única cita, llamándonos al número 900 877 907 o en el formulario de nuestra página web, que encontrarás a continuación.


Comments


DSC_2010.JPG
bottom of page